Trípodes Vanguard

Todo fotógrafo que se precie tiene tres elementos sin los cuales no sale a trabajar: en primer lugar, cómo no, la cámara, o para ser más exactos, el cuerpo de la cámara; el objetivo o el ojo a través del cual queremos inmortalizar un momento, una imagen, un sentimiento. Sin ellos dos, la fotografía desaparece, no existe. Sin el tercer elemento, el arte puede convertirse en horror. Hablamos, como no podía ser menos, de los trípodes para cámaras. Entre ellos, uno de los trípodes más demandados por los fotógrafos profesionales es el trípode Vanguard.

Opiniones de la marca Vanguard

Si bien el flash tiene también un hueco garantizado en la mochila del fotógrafo, lo cierto es que mientras que con un flash sólo puedes iluminar o complementar la luz de un espacio fotográfico, pero con un buen trípode te garantizas estabilizar la captura e iluminar el ambiente o el objeto a fotografiar.

Los trípodes de la familia Vanguard aportan una mayor flexibilidad en el trabajo: con él puedes jugar con la velocidad de obturación para mostrar la estela del movimiento o alcanzar ángulos de enfoque imposibles sin la concurrencia del trípode.

En los últimos 26 años, el mercado del material fotográfico ha tenido un claro referente: la casa Vanguard. Mochilas, accesorios y trípodes son algunos de los elementos que han dado a la marca una personalidad y un reconocimiento entre los profesionales del noveno arte. No en vano, los últimos años los premios TIPA Awards, los Óscar de la Fotografía profesional, han recaído en varias de las líneas de material fotográfico de esta marca.

Si no estás metido en el universo de la fotografía profesional de agencia, es posible que esta marca te suene a chino. Es comprensible, ya que los trípodes Vanguard se mueven en gamas altas. Y de forma totalmente justificada: piensa que si adquieres un trípode Vanguard vas a trabajar con materiales de primerísima calidad con una técnica estructural al alcance de pocas casas de fotografía.

n definitiva, se trata de complementar el equipo de fotografía con complemento de alto nivel.

Para quién es recomendable el trípode Vanguard

Precisamente por este carácter de alto nivel, el trípode Vanguard puede no ser el mejor trípode para tu nueva cámara de fotos si eres un rockie de la fotografía. Si tienes una cierta experiencia y una técnica ya depurada, el Vanguard como trípode es una opción de cara a seguir mejorando en la técnica y el enfoque.

Pero recuerda, sólo si tu perfil es el de un fotógrafo aficionado con una destreza avanzada, casi semiprofesional, que te merezca la pena el desembolso del precio de estos trípodes.

Si te dedicas de forma profesional o amateur a la fotografía deportiva, el trípode Vanguard será un compañero indispensable de tu kit de trabajo, especialmente si lo tuyo son los deportes de velocidad o te gusta captar el alma del deporte y la naturaleza.

Arriba