Trípode para cámara Réflex

Tener una cámara réflex no es garantía suficiente para obtener unas fotografías increíbles que dejen sin aliento a propios y extraños. Además de tener una técnica depurada, hay que entrenar el ojo y la coordinación ojo-mano para saber cuál es el momento preciso para sacar el alma a un instante.  Si además cuentas con un buen trípode para tu cámara réflex, el éxito está casi garantizado. Porque aunque se tiende a pensar que a veces el trípode no es necesario si la cámara tiene estabilizador de enfoque de serie, este complemento es para muchos fotógrafos profesionales un elemento de trabajo indispensable.

¿Por qué deberías comprar un trípode para tu Réflex?

Para todo aficionado a la fotografía, la noche tiene un encanto especial, un imán que consigue que cada instantánea tenga un alma propia. Así es la fotografía, una búsqueda constante de la imagen perfecta. La noche, sin embargo, también requiere de una técnica fotográfica muy depurada a base de prueba y error. Y más errores que aciertos. Las largas exposiciones que requiere detener por un momento el movimiento natural de la luna o dibujar en plata el brillo corrido de las estrellas, hacen indispensable tener a mano el mejor trípode para cada cámara réflex.

Inmortalizar momentos espectaculares de forma versátil

Y si el hombre mira cada día al cielo en busca de respuesta, no deja de mirar su reflejo en el agua. El agua que da la vida y que para el fotógrafo es un elemento muy agradecido. Tiene movimiento, un cuerpo y una presencia propia, dinámica. Una existencia en la naturaleza que el ojo del profesional se siente atraído para inmortalizar.

Las largas lenguas de seda de los ríos viviendo, de las aguas que buscan su senda, libres, muchas veces indómitas, también son momentos fotográficos críticos en los que una cámara solo puede sacar el máximo sentido si tiene un trípode versátil como apoyo. 

Por otra parte, la estabilización de imagen y vídeo también supone una gran ventaja a la hora de lograr un material audiovisual sin ruido ni imperfecciones de movimiento.

Captar el momento preciso de la fotografía

Indispensable es el trípode de la cámara para lo conocidos como fotógrafos caza tormentas, auténticos locos por disparar el dedo en el momento preciso para dejar constancia del paso de la electricidad por la tierra. En estas capturas, es habitual hacer uso de teleobjetivos, sobre todo cuando la tormenta trascurre en campo abierto y donde, por supuesto, ha de primar la seguridad del fotógrafo y del equipo fotográfico.

Diferenciarte de otros profesionales fotógrafos

Cuando te sientas en un estudio de fotografía delante de la cámara, lo haces en el centro de un conjunto donde el protagonista es la réflex del profesional, y su acompañante, el trípode. Para un retrato, para fotografía de producto, para retratos macro. Para todo esto y mucho más el trípode de la cámara es el aliado perfecto si queremos diferenciar nuestro trabajo con la imagen de los cientos de amateurs de la fotografía que pueblan un sector con alto grado de intrusismo profesional.

¿Que lo tuyo es más grabar secuencias fotográficas o de vídeo extensas? Pues entonces el trípode te será tan imprescindible como el aire para respirar. Tomar varias fotografías dentro de un mismo encuadre, capturar el movimiento en la conocida técnica del stop motion, no serían posible si no existieran en el mercado grandes trípodes para cámaras réflex.

Arriba